La producción de vino francés caerá este año un 10% en comparación con el año pasado debido al mal tiempo que afectó a la viña desde abril. Según las primeras previsiones lanzadas por el Ministerio de Agricultura galo que alcanzarían los 42,9 millones de hectolitros contra 47,8 millones en 2015, y un 7% inferior a la media de cinco años.

En Champagne, se produjeron distintas heladas en la primavera que va a provocar un descenso de la producción del 30% en esa zona productora. Por el contrario, en Borgoña y Beaujolais, el descenso podría alcanzar el 21%. En los Charentes ese dato bajaría un 16% como consecuencua de los daños provocados por heladas y granizo en 3.600 hectáreas. En Languedoc-Roussillon, las previsiones de disminución son del 9%.

La sequía vivida durante todo el verano junto a determinadas tormentas caídas a finales de agosto podrían mermar todavía más la producción.