En las ultimas tres décadas, el Gers y los departamentos vecinos se lanzaron en la producción de vino. Sin abandonar el Armagnac, muy tradicional.

Durante seis siglos, la región ondulada del Gers solo produjo vino destinado a la destilación para elaborar el Armagnac.En efecto, el Armagnac queda la actividad histórica pero los herederos de los pioneros tenían que adaptarse. Esta potenciación se hizo con un cambio de cepas y la creación de nuevos mercados capaces de absorber esta nueva oferta.La Indicación Geográfica Protegida se extiende sobre tres departamentos : el Gers principalmente, también las Landes y el Lot-et-Garonne.

Las Côtes de Gascogne desarrollan otras cepas, así el ugni blanc y la folle banche dejan paso al colombard que permite producir vinos blancos ligeros y aromáticos. El gros manseng (originario de la región vecina del Béarn) acarrea su estructura y el petit manseng da vinos más o menos suaves. Los tintos, todavía en minoridad (10% de la producción) se basan en el tannat pero se componen también con cepas más clásicas : cabernet y merlot.

Ahora, el 65% de la superficie antes destinada a la producción del Armagnac, lo es para los Côtes de Gascogne. Los precios son asequible y la calidad presente.